jueves, junio 26

Camisetas teñidaaaas!!!

Bien, lo hicimos!!
Y todo gracias a Jorge, Sergio, Paulina, Julio y Rosi, MUCHÍSIMAS GRACIAS DE TODO CORAZÓN, yo la primera en agradeceros porque los niños se han quedado felices y con eso estoy feliz, y de parte de los niños igual porque ha sido el regalo perfecto, no se la quieren quitar!


Fueron en total 33 polos. Además conseguí tallas diferentes, y cada uno tuvo la suya, y al que le quedaba grande ya la llenará el año que viene (para cuando regrese ;))









Al principio, al ver los politos tan monos, tan nuevos, tan blancos... ninguno lo quería manchar!!


- "hermana..."- me decían, -"para mi física..."


Vamos, que se lo querían quedar para educación física, como tienen que llevar uniforme, el día que toca educación física tienen que llevar un polo blanco, y algunos ya les quedaba pequeño el suyo o no tenían (y si no tienes te bajan puntos o no te dejan entrar en el cole). Si es que..., sólo se me ocurre a mí hacer un taller de manchar polos válidos en un barrio de extrema pobreza. Os cuento que se acercaron hasta los cobradores y choferes de la empresa de transportes de al lado a mirar qué estábamos haciendo!




-"hermana, lo va a malograr!"- Jajaja


-"esto es arte moderno, arte libre, disfrútenlo"- Decía yo... ji ji ji. Les tuve que obligar a mancharla, dije "no se van a acordar de mí cuando vayan al cole no? Pues ala! A mancharla de colores que son más alegres y así se acuerdan mejor de mí" Qué chistosa.


Pero le fueron cogiendo el gustillo, los niños fueron los más atrevidos y los más coloridos, porque se animaron a mezclar un montón de colores y a hacer formas diferentes y dibujos muy chulos. La mayoría de las chicas lo pintó de rosado con las mangas rojas, muy bonito.


Algunos se llevaron el tinte que sobró en bolsas para teñir algunos polos que tenían viejos, calcetines y demás, qué salaos!






María, Cristian, Lucy, Isaac, Alex, Toño (los de la foto), el resto de los niños y yo, les estamos muy agradecidos. El haber podido hacer algo que perdure en el tiempo, que se válido, que lo puedan usar, que les guste, que sea diferente e igual a la vez, que tenga un poco de mío y un poco de su imaginación, que tenga todos los colores, que sea tan alegre y que les recuerde a mí me llena de orgullo y satisfacción =D
Y os puedo decir que las niñas y los niños se han quedado muy emocionados y muy alegres con el "regalito-taller" que hicimos.
Estoy enamorada..., entendedme que me queda poco aquí y estoy muy sentimentaloide!


3 comentarios:

primo JORGE dijo...

Hola primita!!!!

Q emocionante ver que nuestro pqueño donativo se ve reflejado en las caras de esos niños y en la tuya al verles tan felices, que emocionante...Ahora en cuanto vengan mis padres de comprar les enseño el blog para que lo vean y a la abuela se lo diré tb...

Ya no te queda nada para regresar, asi que esperamos verte muy pronto para que nos cuentes en vivo toda tu experiencia...Animo y despidet d esa gente con un hasta siempre pq sin duda q los llevaras en tu corazon y quien sabe si los volveras a ver muy pronto...

Un besazo y hasta el miercoles!!!

JORGE

P.D.: TE LLEGÓ TODO EL DINERO BIEN?

elísare dijo...

Jorgeee!! Ay, que llevo toda la semana, desde el miércoles que hicimos la despedida en el comedor, super nerviosa, con un nudo en el estómago... que no quiero irme!

El dinero lo he ido a recoger hoy, y muy bien, ningún problema.

Y del tema de volver, no lo dudes, estaré aquí más tarde o más temprano, pero volveré, y no sola!! Jajajaja!!

Ml besos y muchísimas gracias otra vez.

Por cierto, ha sobrado dinero, porque mandaste mucho, o yo se ahorrar muy bien, jeje, asíque voy a comprar una sartén que ya hace falta y alguna cosa más para el nuevo comedor, ya os lo enseñaré, ha quedado tan bonito! y tan grande y espacioso! con puertas con llave y todo, tiene grifo y fluorescentes!! Y baños!! Y pared!!

SergioPrimo dijo...

Hola prima,

rubrico todo lo que dice mi hermano, y da un besito de mi parte a esos pequeñuelos que tienen el cariño de toda nuestra family ya ganado.

Buen viaje de vuelta!
Un besote,
Sergio.